Rss

España contemporánea. Fotografía, pintura y moda

La Fundación Mapfre acaba de inaugurar la exposición España contemporánea. Fotografía, pintura y moda. Es una de las revisiones fotográficas sobre la historia de este país más completas, pues se han añadido muchas imágenes y autores que hasta hace unos años eran absolutos desconocidos. Por fin una selección completa que no dejará a nadie indiferente.

España contemporanea

La Fundación Mapfre tiene ahora mismo dos sedes en la ciudad de Madrid, una en Azca, en la zona de los rascacielos o para que todo el mundo lo sepa, frente al estadio Bernabéu; y otra en el paseo de Recoletos, al lado de la Cibeles. Y en las dos podemos disfrutar de algunas de las mejores exposiciones de fotografía de la temporada. Llama la atención todo lo que hace dicha fundación por la fotografía, y es algo que se debería premiar de alguna manera. Lo único que se les puede reprochar es que sigan haciendo los catálogos tan buenos y hayan dejado de publicar los cuadernos más económicos y con todos los textos.

Esta exposición recorre la historia de España desde el nacimiento de la fotografía hasta el siglo XX. Es una nueva visión gracias a las innumerables imágenes de los nuevos archivos descubiertos en los últimos años. Por primera vez, el que escribe estas líneas, ha visto en una retrospectiva fotografías de Marín, de Brangulí y de Virxilio Vieitez. Por supuesto siguen los clásicos incombustibles como Ortiz Echagüe, Nicolas Müller, Laurent y Clifford, pero se agradece savia nueva a lo largo de la visita. No veremos las mismas (y maravillosas fotografías) de siempre.

La novedad de esta exposición es que se combina la fotografía con la moda y la pintura. Gracias al préstamo del museo del Traje, uno de los grandes desconocidos de Madrid y quizás uno de los más impresionantes, podemos ver los trajes originales de cada época que podrían haber llevado los retratados. También podemos disfrutar de cuadros que parecen inspirados por las fotografías, que son mayoritarias.

Está dividida en ocho partes, por lo que tenemos que tomarnos bastante tiempo para poder disfrutarla:

  • Espejos con memoria: los primeros daguerrotipos se tomaron en Barcelona en el año 1839. A partir de ahí empezarían a aflorar los estudios fotográficos dedicados al mundo del retrato. Como siempre, llama la atención ver las primeras imágenes, en cristales pulidos que no se pueden ver de frente. Por supuesto podemos ver los principales monumentos, como la maravillosa Alhambra de Granada.
  • Transformaciones y estereotipos: la fotografía empieza a registrar los cambios políticos y sociales de una España convulsa. La realeza y los sucesivos gobiernos se apuntan enseguida a este nuevo canal de comunicación y no dudan en retratarse y contratar fotógrafos oficiales. El pueblo empieza a conocer las grandes obras de ingeniería gracias al trabajo de los fotógrafos.
  • La mujer se libera: por fin la moral y los ropajes empiezan a ser liberadores para la mujer, pero muchas veces quedará retratada simplemente como objeto de deseo. Es muy curioso contemplar el erotismo de la época.
  • El nuevo siglo: frente al avance de las tecnologías y a las nuevas fábricas que retratan algunos fotógrafos, el pictorialismo empieza a dejarse notar en España, de la mano del centenario Ortiz Echagüe. Llama la atención cómo unos quieren ver el progreso y otros se quedan en el encanto de lo rural.
  • Hacia la modernidad: el metro se inaugura en Madrid; Ricardo de la Cierva vuela con su autogiro; la exposición universal de Sevilla… todos estos adelantos contrastan con la pobreza de la España rural. Muchos de los fotógrafos no dudan en retratar a las familias humildes.
  • La guerra civil: la vergüenza de España fue un experimento para muchas cosas que llegarían después en la II Guerra Mundial. Los grandes fotógrafos se curtieron aquí y aunque no se olvidan de Robert Capa, podemos ver algunas obras de Agustín Centelles.
  • Tiempo de silencio y autarquía: España está destrozada, y aunque el regimen intenta taparlo con las imágenes pictorialistas, algunos fotógrafos empiezan a ver nuestra tierra tal cual está, como demuestra la fotografía de Manuel Ferrol donde un padre y un hijo lloran al ver partir a la mujer de la familia a tierras lejanas.
  • La emergencia de la clase media: aquí podemos ver a los grandes fotógrafos españoles que ahora empiezan a ser reconocidos y premiados. Igual que la sociedad, intentan salir de la oscuridad de la dictadura y empiezan a ver de otra forma: Piedad Isla, Catalá Roca, Pérez Siquier
  • Demócratas y europeos: parecía que nos íbamos a comer el mundo, que no había nadie mejor que nosotros, pero todo fue un sueño maravilloso. Tuvimos olimpiadas, exposiciones universales y muchas otras cosas. Pero los fotógrafos estaban ahí para demostrar que no todo relucía. Me ha encantado ver aquí una fotografía de Vicente López Tofiño, de su trabajo compartido con Castro Prieto, sobre la nuevas familias. Pronto se empezará a hablar más de él, porque ahora no haya nada y es uno de los grandes.

Es una exposición necesaria, donde podemos descubrir la vida de los españoles, y por qué somos así. En el fondo vemos que somos iguales a todo el mundo, con nuestras políticas y reyes, nuestras alegrías y desgracias, y que gracias a la fotografía ahora lo podemos disfrutar.

La exposición está en la sala Recoletos, en el Paseo Recoletos 23, Madrid. Está abierta de martes a sábado de 10 a 20 horas, y los domingos de 11 a 19 horas. La entrada es gratuita. Y desde luego no hay pretextos para no pasarse a verla antes del 5 de enero.

La entrada España contemporánea. Fotografía, pintura y moda aparece primero en ALTFoto.

Comments are closed.